You are here://Fundador
Fundador2018-04-27T15:54:54+00:00

Fundador

Después de licenciarse en Ingeniería Aeronáutica en el Massachussets Institute of Technology (MIT) en 1936, Shainin trabajó como ingeniero de diseño en la Hamilton Standard Division de United Aircraft Corporation (actualmente United Technologies Corporation).

En 1939, la industria estadounidense empezó a centrarse en la guerra. Hamilton Standard concedió una licencia por sus diseños de hélices a Frigidaire Nash-Kelvinator y Remington Rand, fabricantes que antes de la guerra se habían dedicado a la producción de electrodomésticos, coches y equipos de oficina. Aunque las licencias eran tanto para diseño de producto como para especificaciones de procesos, dichos licenciatarios tuvieron problemas para igualar la calidad de Hamilton Standard. Shainin se convirtió en coordinador de los licenciatarios, y asumió la responsabilidad de ayudarles a resolver problemas. Muy pronto Shainin descubrió que podía resolver los problemas de forma más rápida y eficiente si «hablaba con las piezas» en vez de hablar con los ingenieros. Mientras que los ingenieros no hacían más que especular y elaborar listas de posibles causas, las piezas siempre revelaban la verdadera causa raíz, si sabías comprender su idioma. Esta perspectiva impulsó el enfoque de Shainin para la resolución de problemas a lo largo de toda su carrera.

Cuando terminó la guerra, Shainin estaba al cargo de la calidad y la fiabilidad de Hamilton Standard, y había obtenido ya el reconocimiento nacional por haber inventado el Hamilton Standard Lot Plot.

La contribución más significativa de Shainin fue su descubrimiento del modelo Red X de variación de sistemas. Según la sabiduría popular las causas de la variación podían descubrirse y controlarse hasta que el sistema llegara a un estado de equilibrio estadístico. Llegados a este punto, se creía que las causas restantes eran aleatorias e imposibles de descubrir. Cualquier nueva mejora requeriría un nuevo diseño del sistema. Sin embargo, Shainin descubrió que hablando con las piezas podía encontrar las causas de la variación en sistemas estables. Y llegó a la conclusión de que el principio de Pareto de Joseph Juran debe aplicarse a las causas de la variación de sistemas. No importa cuántas causas se hayan identificado y controlado, ya que entre las causas restantes tiene que haber una que contribuya más a la variación global que cualquier otra. Esta relación causa-efecto es lo que denominó the Big Red X (la Gran X Roja).

Debido a la forma en que se combinan las fuentes de variación para crear una variación del sistema global, no es posible conseguir una mejora significativa a menos que se encuentre y se controle la Red X. Durante el resto de su carrera profesional, Shainin se concentró en promover el concepto de Red X y desarrollar un sistema estructurado especializado para encontrarla y controlarla. Para respaldar su sistema, Shainin creó más de 20 herramientas de ingeniería y estadísticas que le ayudaron a encontrar la Red X. Shainin siguió tres principios para la resolución de problemas de variación.

  1. Siempre existe una Red X.
  2. La ruta más rápida para identificar la Red X es mediante una búsqueda progresiva usando un proceso de eliminación.
  3. “Hablar con las partes” con herramientas que sean a la vez rigurosas y estadísticamente simples.

Durante los años sesenta, Shainin trabajó para Grumman Aerospace como consultor de fiabilidad para el módulo lunar Apolo de la NASA. Para garantizar un margen estadístico de seguridad, Shainin desarrolló un enfoque completamente nuevo para evaluar la fiabilidad, que se aplicó en las pruebas empíricas de los componentes y sistemas del prototipo de módulo lunar Grumman. El enfoque de Shainin para probar la fiabilidad fue crucial para la apuesta de Grumman en el desarrollo del módulo lunar. La eficacia de ese enfoque quedó demostrada con los cero fallos de las once misiones tripuladas, seis de las cuales incluían aterrizaje lunar. Cuando el módulo de mando se volvió inhabitable durante la fracasada misión Apolo XIII, el módulo lunar se convirtió en bote salvavidas que llevó a los astronautas del Apolo XIII a la órbita lunar y de vuelta a la Tierra.

Durante los años en que Shainin trabajó como consultor de fiabilidad en Pratt & Whitney Aircraft, se dedicó a la pila de combustible de hidrógeno-oxígeno para la alimentación de energía para el soporte vital a bordo del Apollo, además del motor cohete de líquido criogénico RL-10. El RL-10 se convirtió muy pronto en el motor espacial más fiable de América, que consiguió 128 igniciones en el espacio sin un solo fallo.

Dorian asistió a Bob Gavin a mejorar la calidad y la fiabilidad de los productos en Motorola. Como resultado de los resultados de Gavin, en 1989 Motorola recibió el primer premio Malcolm Baldridge a la excelencia operativa. Este programa de mejora sirvió más adelante para la creación de Six Sigma.